Técnica mini-invasiva del Dr. Ribas

 
Atrapamiento o Choque Femoroacetabular

Atrapamiento o Choque Femoroacetabular

(Femoroacetabular impingement): Alteración que conduce a la artrosis de cadera de no realizarsela osteocondroplastia.


A la izquierda se ilustra la deformidad y la zona sombreada responsable del pinzamiento que deberá eliminarse con la técnica de la osteocondroplastia femoroacetabular. Centro: A y C: deformidades de la cadera en acetábulo (A) y fémur (C) que producen esta patología. Mediante la osteocondroplastia u osteoplastia femoroacetabular se puede restaurar la forma ideal de la cadera, tanto en el acetábulo (B) como en el fémur (D). En la cadera dolorosa del joven y del adulto estas deformidades si no son tratadas a tiempo desembocan en la artrosis o desgaste precoz.

 

Existen técnicas quirúrgicas denominadas comúnmente “Osteocondroplastias u Osteoplastias” que consisten en devolver la forma de la cadera, p.e. quitando la “giba” y la “sobrecobertura dl actábulo” y restauran la movilidad completa eliminando el choque femoroacetabular. En concreto una de las técnicas quirúrgicas más aceptadas en el mundo es la desarrollada por nuestra unidad y conocida como la Osteoplastia por abordaje Mini-invasivo de Ribas de 6 a 8 cms, que es una variante menos agresiva a la Osteoplastia de Ganz (entre 20 y 30 cms). Esta técnica permite una gran exactitud en el remodelado de la cadera y una recuperación mucho más precoz a la actividad física comparada con la técnica de osteoplastia de Ganz, que obliga a realizar una osteotomía de trocánter mayor y luxar la cadera, mientras que en la técnica de Ribas estos gestos quirúrgicos no son necesarios.


Nuestro trabajo presentado en la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos (AAOS) demostró en una primera serie de 117 pacientes (actualmente ya se han intervenido más de 300 pacientes) resultados clínicos muy buenos, superiores al 92% de los pacientes si éstos eran intervenidos en estadíos precoces. Cuando la cadera ya presenta un deterioro mayor, con osteofitos y disminución del grosor del cartílago de no más de 2mms los resultados excelentes y buenos se mantienen en el 60%, aunque en un 85% de los pacientes existe una sensación subjetiva de mejor calidad de vida según la escala de Western Ontario Macmasters (WOMAC)


Radiografías antes (izquierda) y después (derecha) de la osteocondroplastia.  
Movilidad limitada de la cadera debido al choque femoroacetabular (izquierda en blanco y negro). Después de la osteocondroplastia (derecha y en color) se restaura la movilidad. El Dr. Manuel Ribas ha desarrollado una técnica mínima invasiva de osteocondroplastia hoy día reconocida en todo el mundo que permite un retorno a las actividades deportivas mucho más temprano a otras técnicas quirúrgicas en vanguardia.  
Izquierda: incisión mínima-invasiva para la Osteoplastia de Ribas. Derecha: esta técnica permite además permite la introducción del artroscopio para revisar las lesiones del labrum y repararlas.
Ver el vídeo
Técnica mini-invasiva del Dr. Ribas

Una tercera variante del tratamiento , cada vez más popularizada es la osteoplastia vía artroscópica, es decir a través de la visualización por un sistema de fibra óptica y dos a tres portales artroscópicos, cada uno de 10 a 14 mms. Su recuperación es muy parecida a la osteoplastia de Ribas. Nuestra Unidad de Artroscopia, que cuenta con el Dr. Marc Tey como especialista en artroscopia de cadera, constituye uno de los equipos con más experiencia en Europa en esta variante de tratamiento, si bien según el tipo de deformidad y el estadío la Unidad de Cadera decide si es más idóneo hacer el tratamiento por vía mini-invasiva de Ribas o por artroscopia.


Izquierda: El Dr. Tey y el Dr. Ledesma durante una artroscopia de cadera. Centro: lesión tipo cam. Derecha: lesión tipo cam ya resecada mediante osteoplastia artroscópica.