Patologías: importancia de su detección

La cadera es una articulación cuya magia reside en que nos hace sostener las extremidades inferiores a nuestro tronco a través dos esferas, que son ni más ni menos las dos cabezas de fémur de nuestras dos extremidades inferiores. Estas a su vez se articulan con una bóveda semiesférica del hueso pelviano que se denomina acetábulo. Se trata de una articulación que tiene el poder de ejecutar movimientos en los tres planos del espacio:

  • En perfil flexionando, poe ejemplo cuando estamos sentados, y extendiendo.
  • De frente abriendo y cerrando o cruzando las piernas.
  • Visto en un plano desde arriba, es decir en un corte transversal de nuestro cuerpo, girando hacia adentro y hacia fuera.

Cualquier alteración de este movimiento, ya sea en relación con esfuerzos físicos, la vida cotidiana o enfermedades del organismo debe ponernos en alerta y, cuando menos, solicitar una valoración. Tanto en el deporte ( por ejemplo correr, subir cuestas, chutar, … ) como en la vida cotidiana, ( por ejemplo estar largo tiempo sentado ) la cadera actúa para soportar peso y proporcionarnos movilidad.


Patologías de la cadera